Articles and news

¿Cómo los árboles de hoja perenne mantienen su verdor durante todo el invierno?

Las hojas toman dióxido de carbono de la atmósfera y usan la luz solar como fuente de energía para convertir el CO2 y el agua absorbidos por las raíces en glucosa para proporcionar alimento a la planta; este proceso se llama fotosíntesis. Una sustancia química llamada clorofila ayuda a que este proceso ocurra y la clorofila es la que da a las hojas su color verde.

En invierno, los días son demasiado cortos y hay poca luz solar para una fotosíntesis efectiva. Las hojas también son bastante delicadas y propensas al daño de las heladas, por lo que los árboles de hoja caduca eligen deshacerse de sus hojas y permanecer inactivos hasta la primavera. En contraste, los árboles de hoja perenne conservan la mayor parte de sus hojas durante el invierno. Tienen hojas especiales, resistentes al frío y a la pérdida de humedad. Algunos, como los pinos y abetos, tienen agujas largas y delgadas. Otros, como el acebo, tienen hojas anchas con superficies duras y cerosas.

Los árboles de hoja perenne pueden continuar la fotosíntesis durante el invierno, siempre y cuando reciban suficiente agua, pero las reacciones ocurren más lentamente a temperaturas más frías. Pero incluso las hojas perennes son propensas a dañarse, por el clima o los insectos, y necesitarán reemplazarse con el tiempo, pero el árbol lo hace gradualmente en intervalos para que los árboles siempre retengan suficientes hojas para continuar funcionando.

Frances Winder, asesora de conservación, Woodland Trust

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.